articulos categorias enlaces info

Hoy es Martes día 18 de Diciembre de 2018

He visto El Gran Lebowski un total de 82 veces

logo w3c XHTML 1.0 STRICT
CSS 2.0

"W" | El Viejo Mondo -

29 de Septiembre de 2007

Nota

Artículo rescatado de los archivos de Mondorules, escrito por DZ el 6 de Diciembre de 2005

W Reflexionaba hace poco, con mi gran amigo el Dr. Martín Johanson, acerca de la importancia de ciertas letras a la hora de pronunciar según qué palabras.

Ponía como ejemplo su caso. Debido a un problema en la formación de sus cuerdas vocales durante el sexto mes de embarazo era incapaz de pronunciar la "W". Esto no supuso ningún problema para mi buen amigo, durante su tierna infancia, en el manicomio guatemalteco donde su madre estaba internada por voluntad propia, despues de que 15 loqueros le administraran grandes dosis de Valeriana a modo de ansiolítico y enormes palizas, a modo de disuasión para que se tratara el Sindrome de Tourette, que tanto le incomodaba.

Durante su pubertad y sus primeros años de adultez, Martín evitó con gran maestria, todas aquellas palabras que empezaban con "W" y que le dejarían en evidencia ante sus amigos y amigas, que tanto le había costado reunir. Si salían de copas el nunca pedía Whisky, si no que se decantaba por el Gin Tonic o el licor de menta, aunque en un par de ocasiones que salió solo, probó la acepción de la Real Academia Española "Güisqui", pero no tuvo ningun éxito.

Pasaron los años para el joven Martín, llegando a convertirse en el Dr. Martín Johanson, doctorado en Química por el Centro de Día de la Universidad Pontificia de Salamanca. Y a sus 56 años de edad llegó el día fatídico donde quedaría en la más bochornosa de las evidencias delante de sus colegas químicos y la plana mayor de la Asociación de Padres de un instuto de educación secundaria. Durante el transcurso de una convención donde él era el invitado de honor, en la que se disponía a asombrar a todos los asistentes; y asistentas que en ese momento acicalaban el salón de actos, surgió el imprevisto.

Al pedir a su ayudante que le acercara el elemento químico que necesitaba en ese momento, para completar su experimento sobre la fusión fría, se dió cuenta que el elemento en cuestión se llamaba Wilfredo y el compuesto químico era el Wolframio, con lo que no pudo acabar el experimento y quedó en el más absoluto ridiculo.

Bien amigos, esta pequeña historia pretende hacernos reflexionar sobre la importancia que la "W" tiene en nuestras vidas, aunque solo sea para decir: " Wilfredo tráeme el Wolframio".


[ Escribir un comentario ]
 

comentarios

Sick Lothym dice:

Lo de nosotros mismos que escondemos acaba resurgiendo algun dia, aun sea algo que parece tan insignificante como una W.

Y como las masas no parecen familiares con la nocion de tolerancia, este tipo de cosas es algo dicifil de no esconder.

Este hombre tiene toda mi simpatia y compasion.

Posteado por Sick Lothym el 04 de Octubre de 2007 a las 10:46:58




Nuevo Comentario

Nombre/Nick:
e-mail: (no se publicará)
Web:
Comentario:
Validación de Imágen: captcha
 
pie

El autor no se hace responsable de las opiniones vertidas por los visitantes de este blog. Cualquier comentario considerado inadecuado estará sujeto a ser eliminado sin previo aviso. Si cualquier usuario se siente aludido y/o ofendido por alguno de los artículos y/o imágenes y/o comentarios expuestos en este blog puede ponerse en contacto con el autor para solicitar su retirada inmediata.